Wir verwenden Cookies, um sicherzustellen, dass Sie die beste Erfahrung auf unserer Webseite erhalten. Mit der Nutzung unserer Webseite erklären Sie sich damit einverstanden, dass wir Cookies verwenden. Mehr erfahren
Refugio
Refugio
Refugio
Refugio
Refugio
Refugio
Refugio
Refugio
Refugio
Refugio
Refugio
Refugio
Refugio
Refugio
Refugio

Area Protegida

Area Protegida 2010 »

La propiedad donde se encuentra ubicado el Refugio tiene una extensión de 433 hectáreas de bosque primario bien conservado y poco intervenido.

Los propietarios han tomado la decisión, desde su adquisición en 1996, de realizar actividades que apoyen a la conservación del mismo con diferentes iniciativas. Es así que se ha elaborado un Plan de Ordenamiento Predial, basado en la legislación Boliviana, para ejecutar actividades de bajo impacto ambiental, de manera de preservar el bosque primario existente y aprovechar las ventajas que se pueden obtener de utilizarlo sosteniblemente.

En la actualidad se tienen establecidas 6 hectáreas de cultivos bajo sistemas agroforestales, donde se tiene una diversificación entre 10 y 20 especies por hectárea y donde predominan los cultivos perennes y semi perennes, frutales combinados con especies forestales que ayudan a la conservación del suelo. La producción de esta área está destinada a la transformación y generación de valor agregado para su venta y consumo.

De la misma manera se han establecido 3 hectáreas de pasto bajo un sistema silvopastoril, que ofrece mejores rendimientos de pasto para manejar algunas cabezas de ganado vacuno semiestabulado dirigidos a la provisión de leche y derivados. La producción de esta área está destinada a cubrir las necesidades alimenticias de las diferentes iniciativas que se quiere implementar en el predio.

La propiedad cuenta con título y se encuentra en proceso de saneamiento según la legislación boliviana.

El año 2002 se ha presentado una propuesta a la Superintendencia Forestal, para la declaratoria del predio como Reserva Privada del Patrimonio Natural (RPPN). Esta solicitud está aprobada técnicamente y tiene la observación jurídica de esperar el resultado del saneamiento. Es decir que una vez que se tenga el Título Saneado, se podrá continuar con la declaración de Reserva Privada, que garantizará de mejor manera la conservación de los recursos frente a terceros.

Por las condiciones de la normativa boliviana, un predio debe demostrar el fin económico y social de su uso y según la Ley INRA este fin económico social (FES) se cumple solo si por lo menos el 50% del predio se encuentra en producción. Sin embargo, según la Ley Forestal y la ley del Medio Ambiente permiten otras opciones para cumplir con el FES.

En este sentido se está iniciando la implementación de un plan de manejo de semillas, que además de preservar el bosque, generar ingresos y dar garantía sobre el cumplimiento de la FES, permitirá implementar otras actividades destinadas al turismo, como la incorporación de sendas de interpretación de bosque, de especies forestales maderables, no maderables, medicinales y otras más que pueden servir como un centro de información tanto a turistas como a estudiantes de diferentes niveles y lugares del país.

Todas las iniciativas planteadas, como el Refugio de Animales Silvestres, el Plan de Manejo de Semillas, el manejo de Turismo Sostenible, las plantaciones y zonas de producción y zonas de conservación estricta, están incorporados en el Proyecto de Declaratoria de Reserva Privada del Patrimonio Natural.

Area Protegida 2010
Si bien el Area Protegida, donde está ubicado el Refugio Jaguareté, contaba con 400 hectáreas, debido a la tendencia depredadora de la actual Ley de Tierras de Bolivia, fue reducida a 50 hectáreas.

Lamentablemente la legislación de tierras en Bolivia no apoya la conservación y protección de la tierra, por el contrario tiene una tendencia a la depredación y al uso intensivo en agricultura y ganadería. Desde hace varios años atrás la Institución Gubernamental de Tierras (INRA por sus siglas en español) está realizando un proceso de verificación del uso adecuado de las tierras privadas, sin embargo la conservación no es un parámetro de calificación para este uso adecuado. El INRA en su proceso solo toma en cuenta las hectáreas que se dedican a la agricultura o ganadería y sobre esta base define cuantas hectáreas deben quedar en manos de los dueños legítimos y cuantas hectáreas deben retornar al estado, aunque sean tierras legalmente compradas y que contaban con un título.

Este es el caso del proceso de evaluación que se realizó en la tierra donde se encuentra el Refugio Jaguareté y fueron recortadas 350 hectáreas porque solo un pequeño porcentaje de la misma estaba destinada a la agricultura y ganadería y la mayor parte se encontraba en un proceso de conservación y protección de una de las pocas extensiones de bosque que quedan en el municipio de Rurrenabaque en manos privadas.

De todas maneras, pese a la terrible actitud depredadora de la legislación boliviana y reforzada por el actual gobierno, las actividades dentro del Refugio Jaguareté están garantizadas. La infraestructura y construcciones se encuentran dentro de las 50 hectáreas.

Las actividades que serán difíciles de realizar son las del Plan de Manejo de Semillas y la conservación de un espacio mayor de bosque primario.